martes, 31 de marzo de 2009

VIAJES POR BUENOS AIRES


Que extraños son los viajes en subterráneo, uno se encuentra con tantas personas de mundos tan distintos. En ese trayecto me pregunto muchas veces que es de la vida de cada uno de ellos. Ayer encontré a un señor mayor y sentí curiosidad ¿cómo habrá sido su vida?, me pregunté si tal vez tendría alguien que lo esperara por las noches, si sus hijos y nietos le alegrarían sus domingos; o esa casi niña embarazada, me imaginé el futuro de ese bebito que todavía no nació, su primer triciclo, su primera bicicleta, ¿los tendría?. Tantas vidas en un solo vagón, tantos destinos de ese viaje tan diferentes. ¿Coincidiremos en algunos de nuestros dolores o alguna de nuestras alegrías?, tuve el impulso de preguntarles en voz alta a quien de ellos los volvía loco el chocolate como a mí o si las noches de algunos serían mis mismas noches pobladas de pesadillas, ¿Por qué cosas sienten miedo otras personas?, ¿al futuro incierto, al pasado que vuelve, al presente en soledad?, o no, sus vidas son calmas y navegan en días llenos de paz y armonía.
En fin, tonteras que una piensa antes de que se abra la puerta y lleguemos al final de nuestro viaje…cómo decía Piazzolla cambiándole una palabra “los subtes de Buenos Aires tienen ese no se que…”

2 comentarios:

anna dijo...

Hola mi querida amiga !!!

Es curioso supongo que nos pasa a muchos lo mismo que cuentas, a mi tambien me da por imaginar que vida puede llevar la gente, tambien en el tren que es el transporte que utilizo para ir al trabajo. Supongo que es por eso que me encanta escribir desde siempre, me gusta imaginarme historias y luego contarlas. Cuando me pase esta mal racha que ya empiezo a ver fin. Cambiare el estilo del blog un poco solo y explicare historias..........

A ver si tambien te gusta......

Un beso enorme.

Kinder dijo...

En mi ciudad no hay subterraneo, o metro como decimos en España, pero conozco esa sensación, te preguntas por la vida de desconocidos que ves por la calle, e incluso llegas a inventarte una historia para ellos, pero al final del día, cuando quieres recordarlos, no eres capaz, al menos es lo que a mí me ocurre. Un abrazo


visitas web

geads