viernes, 6 de marzo de 2009

El sueño a veces nos juega una mala pasada




Porque no llega, porque nos quedamos despiertas. Y es en esas noches que los fantasmas acuden sin que una los llame, malditos espectros que esperan agazapados y esta noche vinieron, están acá conmigo…
¿Que puede hacer una cuando el amor por un hijo no alcanza?.
Ellos nacen y el mundo se ilumina de amor, creemos que ese amor los salvará y nos salvará, pero de pronto, las cosas sin saber como, se corren, un día me estrellé contra un diagnóstico frío, seco y lapidario. El médico me miró a la cara y crudamente me enfrentó a una realidad que no esperaba. “Esto no me está pasando a mi”, pensé inocentemente, pero ¿Por qué no?, ¿porqué yo tengo que estar a salvo?, y con el tiempo una se sacude la impotencia, aprieta los puños, agacha la cabeza frente a la vida y piensa: “bueno es lo que nos tocó, intentemos y entonces el amor se redobla, esta vez acompañado por un dolor que nos obliga a sonreír, callar y llorar en las noches de fantasmas, tarde, para que los otros hijos, a los que no le toco, no escuchen y crean que todo esta bien, que nada es tan cruel como para quebrarnos.
Cuando un hijo no es feliz, cuando un hijo sufre y una sabe que eso no se va a revertir, una puede acomodarse, solo acomodarse, aceptar, saber que pese a todo el hijo está ahí y que nosotras estamos acá para ayudarlo, pero en noches como esta…el sueño no viene y los fantasmas se sientan al lado mío.

3 comentarios:

anna dijo...

Te sigo desde aqui aunque este lejos, y no pueda compartir tu dolor a tu lado, espero que tus fantasmas se desvanezcan un dia,y los veas y sonrias. Besos.

Ximena Ianantuoni dijo...

Sara sos muy admirable, te quiero mucho, transmitís, escribís lindo, me alegra poder leerte, vamos con el blog, besi

Mai dijo...

Recupero el aliento, y te abrazo. Acompañar los miedos es muy sabio. No aceptarlos sería creerse omnipotente. Tu amor puede muchas cosas, no dudes de su poder!
Beso grande grande grande!!


visitas web

geads