viernes, 17 de septiembre de 2010

Adiós a un amigo...



Hoy me dieron la noticia de tu muerte hace ya casi un mes, claro, me enteré tarde porque hacía tanto que no nos veíamos, la última vez fue cuando hice un viaje relámpago a Cipolletti hace unos años, te enteraste que yo estaba y aceptaste dejar tu casa para cenar junto con El Pucón, El Vasco Isaguirre, su mujer, vos y Norma, tu compañera, recordamos otros años, otras épocas llenas de partidos y tercer tiempos, cada uno de nosotros obvió los dolores y sólo hablamos de cosas buenas, nos reímos mucho; "tengo una foto tuya donde te llevo a cococho" -me dijiste, "y yo tengo muchas tuyas, una especial para mi que dice: "flaca no te vayas, flaca vení, quedate un ratitito que te vas a divertir" y tu firma: "El Potro Lopez Reale" -te contesté. Estuvo muchos años en mi billetera, hasta que un día me la robaron y lloré, no por la plata, sino porque también se llevaron tu foto. Me pregunto cómo se despide a un viejo amigo que uno ha dejado de ver por muchos años, porque la vida es así, nos va llevando por distintos caminos y a veces nos perdemos en el trayecto. Pero están los que a pesar de todo una siempre lleva y recuerda agradecida de que hayan sido parte del recorrido, vos sos uno de ellos. ¿Cómo recordarte? ¿Con la imagen de esa última noche? Prefiero recordar cuando te conocí, prefiero verte con tu camiseta de Rugby verde y blanca compartiendo horas en el club, recordar el día en que se construyó el primer quincho de Marabunta y cuando, antes de poner la viga, con el cemento aún fresco, los cuatro que estábamos ahí, con un palito, escribimos nuestros nombres "para la posteridad" -dijiste. El quincho se cayó años después. ¿Qué se hizo de nuestros nombres? Prefiero recordar las noches en que cantabas con tu guitarra en mano y tu tonada cordobeza o cuando te veía pasar en esa vieja citroneta que te quedaba chica, es que eras enorme Potro. Hoy le pregunté a Diana como se despide a un viejo amigo de la adolescencia: "con un te quiero", me dijo.
Y yo te quiero Potro, estoy segura que te fuiste con toda la luz con que iluminaste a tus hijos, tu mujer y a todos los amigos que te amamos y siempre te llevaremos en nuestros corazones . La muerte solo nos demuestra que la vida existe y vos fuiste un ser con mucha vida. Te quiero Potro querido.

6 comentarios:

Abuela Ciber dijo...

Hermoso homenaje vertido desde el corazon de los sentimientos.

Recibe mi cariño

Ana María Lepri dijo...

Que Hermoso homenaje y reconocimiento de amor y luz, gracias por darle vida a los que se van y transcienden a lo que llamamos vida..
Un gran abrazo amiga...!

Alberto Santarelli dijo...

Gracias Potro...
Un tipo enorme, de corazón, sincero,una sola cara,ojos traslúcidos, permitían ver su alma. Entre medio, miles de vivencias.
Gracias Sara.

MariluzGH dijo...

Tu amiga Diana tiene razón, a los amigos se les despide con un te quiero... y el tuyo seguro que le llega
Descanse en paz

abrazos

Guadalupe Lopez Reale dijo...

Gracias mil por estas hermosas palabras.. no se quien sos..,soy Guadalupe, la hija de Jose.. Muchas gracias.. dps de dos años y meses..leer estas cosas me llenan el alma y me hacen seguir adelante, gracias de corazon..Es dificil decir adios.. No tengo palabras. GRACIAS.

Sara Ham dijo...

Guadalupe, recién hoy veo tu comentario, no entro mucho ya a este blog. gracias por tus gracias y tu mensaje, me alegro que te haya hecho bien, aunque sea un poquito...tu papá, el Potro, tenía tanta vida que es difícil no extrañar su presencia.


visitas web

geads