miércoles, 24 de febrero de 2010

EL IMPENETRABLE. ¿DE QUE LADO?


Ayer en un evento para el que estaba trabajando estuvo Patricia Sosa, no como cantante, sino como presidenta de su fundación "Pequeños Gestos, Grandes Logros". Contó como una noche en que la tribu estaba reunida con su chamana, en medio de la desesperanza porque habían muerto dos niños de hambre, el viento llevó al Impenetrable una de sus canciones y quienes la escucharon creyeron que era un mensaje divino. Entonces preguntaron en el pueblo quién era la mujer que cantaba “y te amaré, y te amaré…” Un niño les dijo que su mamá tenía un disco de una tal “Patricia Sosa” que seguramente sería ella. La cacica decidió buscarla y viajó a Córdoba donde Patricia estaba dando un recital y le entregó a su representante un sobre rojo, que parecía escrito en ruso, pero que no era ruso, si no Kom lattaka, el idioma de los Tobas. Pasó un tiempo hasta que Patricia se reencontró con ese sobre y allí comenzó todo.

Llegué a casa y me puse a investigar sobre esa zona de nuestra Argentina, país que este año festeja el Bicentenario de su Independencia. Les cuento lo que pude aprender después de todo lo que leí al respecto.


El Impenetrable.
Según las Enciclopedias

Se llama Impenetrable o El Impenetrable a una gran región de monte nativo de más de 40.000 km², en la llanura chaqueña occidental, al noroeste de la provincia del Chaco. Comprende también una porción en Salta y Santiago del Estero. Es bordeado por los ríos Teuco, el Bermejo y atravesado por el Bermejito.

El Impenetrable
Según las Empresas de Turismo

Enigmático, desafiante y casi inaccesible, el Impenetrable Monte Chaqueño, ubicado al noroeste de la provincia, abarca más de 4 millones de hectáreas, de las cuales 1 millón aparece aún en estado virgen. Paraíso del turismo aventura, e ideal para conocer las culturas aborígenes de la región, este pedazo de Chaco invita a vivir una de las experiencias más apasionantes y plena de sensaciones.
La densa y espinosa vegetación, que bruscamente se sumerge dejando asomar pantanosos esteros, conforma un cuadro más que retador para los amantes de las actividades de riesgo. Paisaje inhóspito y fascinante a la vez, la adrenalina se dispara en todos los sentidos en el Impenetrable Chaqueño.
Overlading, expediciones en 4x4, travesías náuticas en lancha o catamarán, avistaje de flora y fauna, visita a la colonia aborigen Toba, excursiones a Villa Río Bermejito y Cristo de palo santo, son algunas de las opciones que, sin agotar su cartelera turística, permiten experimentar vivencias inolvidables en este rincón del país.




El Impenetrable.
Según la realidad, nuestra realidad, la realidad de todos.

En la provincia del Chaco, en la zona del Impenetrable hay personas de 50 años que pesan 32 kilos, y niños transparentes. En El Impenetrable los pueblos originarios, Tobas y Wichis viven en ranchos de barro y paja, taperas, a veces ni eso, donde se hacinan familias enteras, conviviendo con vinchucas y mugre, con enfermedades habidas y por haber, tuberculosis, chagas, piojos, muchos de ellos agusanados, todo es suciedad y desamparo.
En el Impenetrable se han vendido tierras fiscales a empresas con familias enteras viviendo en ellas. ¿Se imaginan vender un pedazo de una ciudad o barrio con edificios, casas, negocios a esas mismas empresas? ¿Por qué se pueden vender regiones donde los pueblos originarios aún subsisten y resisten?
En El Impenetrable las mujeres de 37 años aparentan tener 70 y pesan 40 kg. rodeadas de hijos y de nietos pequeños, llenos de liendres, moscas y hambre, hambre, hambre, hambre. Hambre es una palabra que tendríamos que repetir hasta que se nos haga carne, escuchar cada letra y lo que su sonido nos trae, cuando podamos realmente hacerlo y entender lo que esta palabra arrastra consigo empezaremos a cambiar el mundo, nuestro mundo, el hambre provoca perdida de dientes desde muy temprana edad, el hambre provoca madres con pechos secos de leche, el hambre vacía al ser de todo y lo deja sin nada, el hambre provoca desarraigo, pérdida de identidad y desesperanza. El hambre llega con la indiferencia de los que no tenemos hambre, con la desidia de los gobernantes, con la avaricia de las grandes empresas, con la necesidad de hacer invisibles a los más débiles.
El hambre tendría que llenarnos de vergüenza y dolor a todos.
¿Somos nosotros los que no podemos penetrar en El Impenetrable?
El Impenetrable es para los Tobas y Wichis este lado de la selva, el lado donde vivimos los que vivimos sin tener que sobrevivir.

8 comentarios:

Ana María Lepri dijo...

Excelente nota, refleja la conciencia de lo que podemos ayudar. Es bueno que lo pongas en mujer y liderazgo...!

Ana María Lepri dijo...

ya lo recomende en facebook para concientizar...conmigo ya lo hiciste..jaja
felicitaciones muy bueno.
cariños,
Ana

Verónica dijo...

uff..que tema no? muy buena la nota..

Anónimo dijo...

Sara,
Agradezco haber podido compartir ese momento, escuchando azorada sus palabras. Quede muy impactada, por aunque sabemos que esto sucede, estamos tan inmersos en nuestros temas, corriendo día a día y pensando infortunadamente que lo nuestro es lo más importante (lamento decirlo). Que necesitamos que nos enfrenten con la cruda realidad de estas muchas otras poblaciones originarias olvidadas. Y sí! Tenemos que hacer algo, lo poco es mucho para ello, el problema es mirar para otro lado y nosotras no lo vamos a hacer.
Gracias la dedicación y tu tiempo.

Anónimo dijo...

Sara,
Agradezco haber podido compartir ese momento, escuchando azorada sus palabras.
Quede muy impactada, porque aunque sabemos que esto sucede, estamos tan inmersos en nuestros temas, corriendo día a día y pensando infortunadamente que lo nuestro es lo más importante (lamento decirlo).
Que necesitamos que nos enfrenten con la cruda realidad de estas y muchas otras poblaciones originarias olvidadas. Y sí! Tenemos que hacer algo, lo poco es mucho para ellos, el problema es mirar para otro lado y nosotras no lo vamos a hacer.
Gracias por la dedicación y tu tiempo. Claudia

Lolami dijo...

Como cambia el paisaje, siempre a conveniencia de los poderosos, y que vergüenza anunciar (los de turismo) un paisaje idílico, cuando los que viven dentro del paisaje, pasan hambre y calamidades.
Que pasa, que cuando llega los turistas esconden a los que allí viven??, si habrá que hacer algo.

Un fuerte abrazo.

Guillermo dijo...

Quiero felicitar por la nota, que es el reflejo de la cruda realidad.
Además de reconocer que desde la ciudad de Esperanza, Prov. de Santa Fe, todos los años y desde creo que hace 10, alrededor del mes de octubre; un grupo de personas organiza la ¨Misión al Impenetrable¨, donde toda la ciudad y la zona ayuda con alimentos (por sobre todas las cosas), ropa, bicicletas, chapas, medicina, etc; todo lo que se le pueda llevar a éstos olvidados argentinos para que pasen las fiestas. En el 2009 se llevó 25 toneladas de alimentos, y no es suficiente.
Hoy en día muchos de nosotros pensamos en que no nos alcanza para comprarnos un asado, cuando éstos hermanos no tienen para comer ni hoy, ni mañana, ni pasado... Éstas personas sufren; los desmontes que hacen desaparecer los animales que cazan para subsistir; las sequías y las inundaciones; el gobierno que no existe, mira a otro lado, hace promesas que se las lleva el viento, por un billete los venden como ganado.
Gracias. Slds.
Guillermo

Sara Ham dijo...

Guillermo,
gracias por tus palabras, no se como poder comunicarme con vos y de alguna manera colaborar con los que organizan ese evento solidario, si los que gobiernan no dan respuestas somos nosotros quienes tenemos que empezar a acompañar a los más débiles, los tiempos de las necesidades no son los mismos que el de los políticos. Gracias!!!!


visitas web

geads